Medicamentos para candidiasis

La Candida es una levadura, también clasificada como un hongo, que se encuentra comúnmente en la piel, en el tracto digestivo y en los genitales de los seres humanos.

Medicamentos para candidiasis

En individuos sanos, la levadura no causan ningún daño; sin embargo, en aquellos que tienen un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad, la medicación, el estrés o la dieta, la levadura puede crecer demasiado causando una condición conocida como candidiasis. La candidiasis, que puede variar desde una erupción leve de la piel a una infección grave de la sangre, se puede tratar con una variedad de fármacos eficaces con receta.

Nistatina

La nistatina es un medicamento antimicótico que se toma por vía oral y que disponible con receta médica. La Nistatina mata la levadura mediante la unión a un compuesto específico, llamado ergosterol, que se encuentra en las paredes celulares de la levadura. Una vez unido a ésta, le causa la muerte.

A menudo, la nistatina es el primer medicamento recetado para el tratamiento de un crecimiento excesivo de Candida en el intestino, de acuerdo con el recurso de Enfermedades Ambientales. Debido a que la nistatina no se absorbe a través de los intestinos, no es eficaz en el tratamiento de las infecciones por Candida fuera del tracto digestivo. Sin embargo, esto también significa que la nistatina no induce efectos secundarios no deseados.

Anfotericina B

La anfotericina B es un medicamento antifúngico que tiene una estructura muy similar a la nistatina. La Anfotericina B oral es eficaz en el tratamiento intestinal por el sobrecrecimiento de Candida y, debido a que no se absorbe en el torrente sanguíneo, no induce efectos secundarios no deseados. La anfotericina B se une a la ergosterol en la pared celular de las levaduras dañándolas y causando la fuga del potasio, causando así la muerte de la célula.

La anfotericina B también se puede administrar por vía intravenosa, lo que le permite actuar sistémicamente, es decir, en todo el cuerpo. Administrada de esta manera, la anfotericina B puede causar una variedad de efectos secundarios como fiebre, escalofríos, confusión y anemia (bajo nivel de glóbulos rojos). Sin embargo, debido a que el 90 por ciento de la medicación se elimina de la sangre pasadas 12 horas, según ha informado el Fungal Research Trust, los efectos secundarios se pueden controlar con medicamentos, como ibuprofeno, paracetamol o dosis bajas de opiáceos.

Tratamiento para la candidiasis de la piel, el tracto digestivo y los genitales

Fluconazol

El fluconazol es un medicamento antifúngico de los más recientes, recibió la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 1990. El Fluconazol es un antifúngico sistémico, lo que significa que se absorbe a través del intestino después de la administración oral. También es uno de los medicamentos anti-hongos más seguros, con una baja incidencia de efectos secundarios que pueden incluir náuseas y malestar abdominal.

El fluconazol tiene algunos inconvenientes. El costo de este medicamento es generalmente alto y hay una tasa del 3 al 6 por ciento de la resistencia a los medicamentos para Candida albicans, la levadura más común en los seres humanos de acuerdo con las estadísticas proporcionadas por el Fungal Research Trust. Esto significa que la levadura está desarrollando una resistencia a este medicamento, haciéndolo inútil en algunos casos.

Terbinafina HCL

La terbinafina HCL es el medicamento anti-hongos más reciente, aprobado por la FDA en 1992. La Terbinafina sólo está disponible como un medicamento oral o una pomada tópica. Es el medicamento más comúnmente indicado para tratar las infecciones fúngicas de las uñas, pero también es útil en el tratamiento de las infecciones por Candida. La terbinafina se absorbe fácilmente en el cuerpo y además, generalmente se tolera bien. Así que sólo causa efectos secundarios leves como náuseas, malestar abdominal y alergias en la piel. También hay una menor incidencia de resistencia por parte de la Candida a la terbinafina que a otros medicamentos anti-hongos, tales como el fluconazol.