Medicamentos para depresión

Hay varios tipos de medicamentos para la depresión (antidepresivos) que se utilizan para tratar la depresión y las condiciones que contienen la depresión como un componente de la enfermedad, tales como el trastorno bipolar. Estos medicamentos mejoran los síntomas de la depresión aumentando la disponibilidad de ciertas sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores. Se cree que estas sustancias químicas del cerebro pueden ayudar a mejorar las emociones.

Medicamentos para depresión

Los principales tipos de antidepresivos incluyen:

  • Los antidepresivos tricíclicos (ATC) son algunos de los primeros antidepresivos utilizados para tratar la depresión. Afectan principalmente a los niveles de dos mensajeros químicos (neurotransmisores), la norepinefrina y la serotonina, en el cerebro. Aunque estos fármacos son eficaces en el tratamiento de la depresión, tienen más efectos secundarios, por lo que por lo general no son los primeros fármacos utilizados.
  • Los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO) son otra forma temprana de antidepresivo. Estos medicamentos son más eficaces en las personas con depresión que no responden a otros tratamientos. Las sustancias en ciertos alimentos, como el queso, bebidas como el vino y de los medicamentos pueden interactuar con un IMAO, por lo que estas personas que toman este medicamento deben cumplir con estrictas restricciones en la dieta. Por esta razón, estos antidepresivos tampoco suelen ser los primeros fármacos utilizados.
  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son una nueva forma de antidepresivo. Estos medicamentos actúan alterando la cantidad de una sustancia química en el cerebro llamada serotonina.
  • Los inhibidores de recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) son otra forma más nueva de la medicina antidepresiva. Ellos tratan la depresión aumentando la disponibilidad de los químicos cerebrales de serotonina y noradrenalina.

Algunos ejemplos de medicamentos eficaces comúnmente recetados para la depresión o los problemas relacionados con la depresión se enumeran a continuanción:

Anafranil, Adapin, Aventyl, Elavil, Endep, Norpramin, Pamelor, Pertofrane, Sinequan, Surmontil, Tofranil, Vivactil y Zonalon

Estos medicamentos son los antidepresivos tricíclicos (ATC) que funcionan mediante el aumento de la cantidad disponible de serotonina y/o noradrenalina en el cerebro.

Los posibles efectos secundarios incluyen sequedad en la boca, visión borrosa, aumento de la fatiga y la somnolencia, aumento de peso, temblores musculares, estreñimiento, problemas de vejiga, tales como la retención de orina, mareos, somnolencia diurna, aumento del ritmo cardíaco y problemas sexuales.

Emsam, Eldepryl, Nardil, Marplan, Parnate y Zelapar

Los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO) aumentan la cantidad de noradrenalina y serotonina en el cerebro. Se deben evitar ciertos alimentos y medicamentos para evitar interacciones peligrosas con ellos. Al tomar un IMAO, debes evitar tomar ciertos medicamentos (entre ellos algunos medicamentos que se pueden comprar sin receta como el Sudafed) y el consumo de ciertos alimentos como el queso curado, el vino y la cerveza, aguacates, plátanos, carne enlatada, yogur, salsa de soja, sopas envasadas y crema agria.

Los efectos secundarios graves pueden incluir: dolor de cabeza, taquicardias, dolor de pecho, rigidez en la nuca, náuseas y vómitos. Si experimentas cualquiera de estos síntomas, busca atención médica de inmediato.

Celexa, Lexapro, Luvox, Paxil, Pexeva, Prozac, Sarafem y Zoloft

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS, trabajan aumentando la cantidad de serotonina, un neurotransmisor que se encuentra en el cerebro.

Los posibles efectos secundarios son los problemas sexuales que incluyen bajo deseo sexual o la incapacidad de tener un orgasmo, éstos son muy comunes pero reversibles. Otros son mareos, dolores de cabeza, náuseas después de una dosis, insomnio y sensación de nerviosismo.

Aplenzin, Budeprion, Buproban Forfivo y Wellbutrin

El Bupropion puede aumentar las cantidades de los neurotransmisores norepinefrina y dopamina en el cerebro.

Algunos de los efectos secundarios más comunes son la pérdida de peso, disminución del apetito, inquietud, insomnio, ansiedad, estreñimiento, sequedad de boca, diarrea, mareos y convulsiones.

Medicamentos antidepresivos

Cymbalta, Effexor, Fetzima, Khedezla y Pristiq

Estos medicamentos incrementan los niveles de los neurotransmisores serotonina y norepinefrina en el cerebro.

Algunos de los posibles efectos secundarios son somnolencia, visión borrosa, sensación de desmayo, sueños extraños, estreñimiento, fiebre/escalofríos, dolor de cabeza, aumento o disminución del apetito, temblor, sequedad de boca y náuseas.

El Remeron puede ser sedante. La Cymbalta puede aumentar la sudoración y la presión arterial y también puede causar fatiga y falta de energía.

Desyrel Ludiomil y Oleptro

Estos fármacos bloquean diversos productos químicos neurotransmisores en algún grado.

El Desyrel y Oleptro pueden causar somnolencia, fatiga, temblor, dolor de cabeza, sequedad de boca, náuseas y vómitos.

El Ludiomil puede causar dolor de cabeza, mareos, boca seca, fatiga, somnolencia durante el día y sudoración.

Es importante tener en cuenta que no debes tomar bebidas alcohólicas mientras estés tomando medicamentos antidepresivos, ya que el alcohol puede interferir seriamente con sus efectos beneficiosos.

En octubre de 2004, la FDA determinó que los medicamentos antidepresivos pueden aumentar el riesgo de pensamientos y conductas suicidas en niños y adolescentes con depresión y otros trastornos psiquiátricos. Si tienes preguntas o inquietudes, habla con tu médico.