Medicamentos para dolores musculares

En este artículo queremos hablarte de las posibilidades medicinales que tienes a tu disposición para hacer frente a los dolores musculares. Entre los medicamentos para tratar los dolores musculares se incluyen: Analgésicos de venta sin receta, analgésicos con receta y otros tratamientos para el dolor.

Medicamentos para dolores musculares

Analgésicos de venta sin receta

Entre los analgésicos de venta sin receta para aliviar el dolor se incluyen:

  • Acetaminofeno (Tylenol, Aspirina sin Excedrina).
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), incluyendo ibuprofeno Motrin y Advil o naproxenos como Aleve y Naprosyn.

Tanto el paracetamol y los AINE reducen la fiebre y alivian el dolor causado por dolores y rigidez musculares, pero sólo los AINEs pueden también reducir la inflamación (hinchazón e irritación). El acetaminofeno y los AINE también funcionan de forma diferente. Los AINE alivian el dolor al reducir la producción de prostaglandinas, que son sustancias parecidas a las hormonas que causan dolor. El acetaminofeno trabaja en las partes del cerebro que reciben los "mensajes de dolor". Hay AINE que deben ser recetados por un médico.

Los analgésicos tópicos también están disponibles sin receta médica. Estos productos incluyen cremas, lociones o aerosoles que se aplican a la piel con el fin de aliviar el dolor de los músculos doloridos y la artritis. Algunos ejemplos de analgésicos tópicos incluyen Aspercreme, Ben-Gay, Icy Hot y Capzasin-P.

Analgésicos con receta

Los analgésicos con receta incluyen:

  • Corticosteroides.
  • Opioides.
  • Antidepresivos.
  • Anticonvulsivos.

¿Qué son los corticoides?

Los corticoides recetados alivian las zonas inflamadas del cuerpo, aliviando la hinchazón, enrojecimiento, picazón y reacciones alérgicas. Los corticosteroides se pueden utilizar para tratar las alergias, el asma y la artritis. Cuando se utilizan para controlar el dolor, se administran generalmente en forma de pastillas o inyecciones. Los ejemplos incluyen: prednisona (Deltasone), prednisolona (Hydeltrasol) y metilprednisolona (Solu-Medrol).

Los corticoides recetados son medicamentos fuertes y pueden tener efectos secundarios graves, incluyendo:

  • Aumento de peso.
  • Malestar estomacal.
  • Dolor de cabeza.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad para dormir.
  • Sistema inmunológico deficiente.
  • Adelgazamiento de los huesos.

Para minimizar estos efectos secundarios potenciales, los corticosteroides se prescriben en la dosis más baja posible durante el menor tiempo que sea necesario para aliviar el dolor.

¿Qué son los opiáceos?

Los opioides son medicamentos narcóticos para el dolor que contienen opiáceos naturales, sintéticos o semisintéticos. Los opioides se utilizan a menudo para el dolor agudo, como el dolor a corto plazo después de la cirugía. Algunos ejemplos de los opioides incluyen:

  • Morfina.
  • Fentanyl.
  • Oxicodona.
  • Codeína.

Los opioides son eficaces para el dolor severo y no causan sangrado en el estómago o en otras partes del cuerpo al igual que algunos otros tipos de analgésicos. Es raro que las personas se vuelvan adictas a los opiáceos si los medicamentos se utilizan para tratar el dolor por un corto período de tiempo.

Los efectos secundarios de los opioides pueden incluir:

  • Modorra.
  • Náuseas.
  • Estreñimiento.
  • Comezón.
  • Problemas respiratorios.
  • Adicción.

¿Qué son los antidepresivos?

Los antidepresivos son medicamentos que pueden tratar el dolor y / o condiciones emocionales mediante el ajuste de los niveles de los neurotransmisores (químicos naturales) en el cerebro. Estos medicamentos pueden aumentar la disponibilidad de las señales del cuerpo para el bienestar y la relajación, lo que permite el control del dolor para las personas con condiciones de dolor crónico que no responden completamente a los tratamientos habituales.

Las condiciones de dolor crónico son tratadas con dosis bajas de antidepresivos incluyendo algunos tipos de dolores de cabeza (como las migrañas) y el dolor menstrual. Algunos medicamentos antidepresivos incluyen:

  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como citalopram (Celexa), fluoxetina (Prozac), paroxetina (Paxil) y sertralina (Zoloft).
  • Los antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina (Elavil), desipramina (Norpramin), doxepina (Sinequan), imipramina (Tofranil) y nortriptilina (Pamelor).
  • Los inhibidores de recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como venlafaxina (Effexor) y duloxetina (Cymbalta).

Estos medicamentos requieren una dosis constante de la acumulación de medicamento en el cuerpo durante un período de tiempo para poder funcionar. Las dosis necesarias para tratar el dolor son a menudo inferiores a las necesarias para el tratamiento de la depresión.

En general, los antidepresivos tienen menos efectos secundarios a largo plazo que el uso frecuente y continuo de otros medicamentos para el dolor. En general, los ISRS y los IRSN tienen menos efectos secundarios que los antidepresivos tricíclicos. Los efectos secundarios más comunes de los antidepresivos incluyen:

  • Visión borrosa.
  • Estreñimiento.
  • Dificultad para orinar.
  • Sequedad en la boca.
  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.
Tratamientos para dolores musculares

¿Qué son los anticonvulsivos?

Los anticonvulsivos son medicamentos normalmente usados ​​para tratar trastornos convulsivos. Algunos de estos medicamentos han demostrado ser eficaces en el tratamiento del dolor también. La forma exacta en que estos medicamentos controlan el dolor no está clara, pero se cree que reducen al mínimo los efectos de los nervios que causan dolor. Algunos ejemplos incluyen la carbamazepina (Tegretol), gabapentina (Neurontin) y pregabalina (Lyrica).

En general, los anticonvulsivos son bien tolerados. Los efectos secundarios más comunes incluyen:

  • Modorra.
  • Mareo.
  • Fatiga.
  • Náuseas.

Otros tratamientos para el dolor

Otro medio para el alivio del dolor tópico viene en forma de un parche de lidocaína (Lidoderm), que es un medicamento recetado.

Si tu dolor no se alivia con los tratamientos habituales, tu médico te puede canalizar con un especialista para el tratamiento del dolor. Los médicos que se especializan en el manejo del dolor pueden probar otros tratamientos, tales como ciertos tipos de terapia física u otro tipo de medicamento. También pueden recomendar TENS, un procedimiento que utiliza los parches colocados sobre la piel para enviar señales que detienen el dolor.

La analgesia controlada por el paciente (PCA) es un método de control del dolor que permite que el paciente controle la cantidad de medicación administrada para el dolor. Esto se utiliza a menudo en el hospital para tratar el dolor. Pulsando un botón en una bomba computarizada, el paciente recibe una dosis previamente medida de medicamento para el dolor. La bomba está conectada a un pequeño tubo que permite que la medicina que se inyecte por vía intravenosa (en una vena), por vía subcutánea (bajo la piel) o en el área de la columna.