Medicamentos para el estreñimiento

Los laxantes pueden ayudar a aliviar y prevenir el estreñimiento. Pero no todos los laxantes son seguros para el uso a largo plazo. El uso excesivo de ciertos laxantes puede conducir a la dependencia y la disminución de la función intestinal.

Medicamentos para el estreñimiento

Si has experimentado las molestias por el estreñimiento, puedes haber probado los laxantes sin receta médica. Una serie de factores, incluyendo una mala alimentación, inactividad física, embarazo, enfermedades, viajes y algunos medicamentos, pueden interrumpir la función normal de los intestinos y causar estreñimiento. Sin embargo, los laxantes pueden no ser la solución.

Antes de tratarte con laxantes

La frecuencia de las defecaciones dependen de la persona. Hay gente que puede tener un máximo de tres evacuaciones al día y otra que tan sólo tiene tres a la semana. Puedes estar estreñido si tienes menos evacuaciones intestinales de las que son normales para ti. Además, el estreñimiento puede implicar heces difíciles de sacar, porque son duras, secas o pequeñas.

Sin embargo, antes de recurrir a los laxantes, prueba estos cambios de estilo de vida para ayudar con el estreñimiento:

  • Come alimentos ricos en fibra, como el salvado de trigo, las frutas y verduras frescas y la avena. Puedes consultar nuestro artículo: Alimentos para ir al baño.
  • Bebe muchos líquidos todos los días.
  • Haz ejercicio con regularidad.

Las mejoras de estilo de vida alivian el estreñimiento para muchas personas, pero si los problemas persisten a pesar de estos cambios, tu próxima elección puede ser un laxante suave.

Cómo los laxantes alivian el estreñimiento

Los laxantes funcionan de maneras diferentes y la efectividad de cada tipo de laxantes varía de persona a persona. En general, los laxantes de volumen, también conocidos como suplementos de fibra, son más suaves para tu cuerpo y más seguros para el uso a largo plazo. El Metamucil y Citrucel entran en esta categoría.

Los laxantes estimulantes, como el Dulcolax y Senokot, son los más potentes y deben ser utilizados sólo ocasionalmente.

Estos son algunos ejemplos de tipos de laxantes. A pesar de que muchos laxantes están disponibles sin necesidad de receta médica, lo mejor es hablar con tu médico sobre el uso de laxantes y qué tipo es el mejor para ti.

Tipos de laxante (ejemplos de marcas)

Osmóticos orales (Leche de Magnesia, Miralax). Hidratan el colon y los tejidos cercanos para permitir el fácil paso de las heces. Los posibles efectos secundarios son: Distensión abdominal, cólicos, diarrea, náuseas, gases y aumento de la sed.

Formadores de volumen orales (Benefiber, Citrucel, FiberCon, Metamucil). Absorben agua para formar heces suaves y voluminosas, lo que provoca la contracción normal de los músculos intestinales. Los posibles efectos secundarios son: Distensión abdominal, gases, calambres o aumento de estreñimiento si no se toma suficiente agua.

Ablandadores de heces orales (Colace, Surfak). Agregan humedad a las heces para permitir el desequilibrio en los movimientos intestinales. Los posibles efectos secundarios son: Desequilibrio de electrolitos por el uso prolongado.

Estimulantes orales (Dulcolax, Senokot). Dispara las contracciones rítmicas de los músculos intestinales para eliminar las heces. Los posibles efectos secundarios son: eructos, cólicos, diarrea, náuseas y decoloración de la orina.

Estimulantes rectales (Bisacodyl, Pedia-Lax, Dulcolax). Disparan las contracciones rítmicas de los músculos intestinales para eliminar las heces. Los posibles efectos secundarios son: Irritación rectal, malestar estomacal y calambres.

Los laxantes orales pueden interferir con la absorción de tu cuerpo de algunos medicamentos y nutrientes. Algunos laxantes pueden causar un desequilibrio electrolítico, especialmente después de un uso prolongado. Los electrolitos que incluyen calcio, cloruro, potasio, magnesio y sodio, regulan un número de funciones corporales. Un desequilibrio de electrolitos puede causar ritmos cardíacos anormales, debilidad, confusión y convulsiones.

Combinación de laxantes

Algunos productos combinan diferentes tipos de laxantes, como un estimulante y un ablandador fecal. Los productos combinados pueden no ser más eficaces que los productos con un solo ingrediente son, pero pueden ser más propensos a causar efectos secundarios. Lee los prospectos para asegurarte de que sabes lo que estás tomando y tómalos con precaución.

Laxantes para ir al baño

Riesgos del uso de laxantes

Interacción con medicamentos

Tu historial médico y los medicamentos que estás tomando pueden limitar tus opciones laxantes. Los laxantes pueden interactuar con anticoagulantes como la warfarina (Coumadin), algunos antibióticos y ciertos medicamentos para el corazón y los huesos. Lee los prospectos cuidadosamente. Si no estás seguro de si probar con un laxante en especial, habla con tu farmacéutico o médico. No te excedas las dosis recomendadas a menos que tu médico te indique lo contrario.

Complicar condiciones médicas

El uso de laxantes puede ser peligroso si el estreñimiento es causado por una enfermedad grave, como la apendicitis o una obstrucción intestinal. Si utilizas laxantes con frecuencia durante semanas o meses, puedes reducir la capacidad del colon para contraerse y en realidad lo que conseguirás será empeorar el estreñimiento.

Precauciones para las mujeres embarazadas y los niños

No le des laxantes a los niños menores de 6 laxantes sin la recomendación de un médico. Si estás embarazada, pregunta a tu médico antes de usar laxantes. Los laxantes formadores de masa y ablandadores de heces son generalmente seguros para usar durante el embarazo, pero los laxantes estimulantes pueden ser perjudiciales.

Si has dado a luz recientemente, consulta con tu médico antes de usar laxantes. Aunque por lo general son seguros para usar durante la lactancia, algunos componentes pueden pasar a la leche materna y causar diarrea en los lactantes.

Toma laxantes con precaución

Llama a tu médico de inmediato si tienes heces con sangre, calambres severos, dolor, debilidad, mareos, cansancio inusual o sangrado rectal. También debes consultar a un médico si tienes cambios inexplicables en los patrones intestinales o si el estreñimiento dura más de siete días a pesar del uso de laxantes. Si eres dependiente de los laxantes para tener una evacuación intestinal, pídele a tu médico que te ofrezca sugerencias o alternativas sobre cómo retirarlos gradualmente y restaurar la capacidad natural del colon para contraerse.

Te recomendamos que leas nuestro artículo: Remedios caseros para ir al baño, que sin duda te dará una opción más natural y económica a los medicamentos.